Un tribunal desestima la demanda de Novartis contra la ley de patentes de India

El órgano encargado de revisar el caso asegura que no es competente para resolver un conflicto entre la legislación nacional y los tratados internacionales suscritos por el país

Un tribunal de Chennai, al sur de India, ha desestimado hoy lunes una demanda del grupo farmacéutico suizo Novartis contra la ley de ese país que le impide patentar un medicamento contra la leucemia, según han asegurado fuentes próximas al caso.

Los jueces han señalado que el tribunal de Chennai no es el “foro apropiado” para determinar si la ley viola los tratados internacionales, como denunciaba Novartis, según una fuente del colectivo legal de la parte india. Fuentes de la farmacéutica han rechazado por su parte la posibilidad de realizar comentarios a la sentencia y se han remitido a un próximo comunicado oficial.

El caso ha suscitado una gran expectación, ya que, si el veredicto hubiese sido favorable para Novartis, la actividad de producción de medicamentos genéricos en India habría peligrado seriamente. Decenas de países del tercer mundo se abastecen de estos productos genéricos, ante la imposibilidad de pagar a las grandes multinacionales farmacéuticas.

El grupo suizo había llevado ante los tribunales la cláusula 3-D de la ley de patentes, que afirma que sólo las “innovaciones auténticas” pueden ser objeto de patente. Amparándose en esa cláusula, las autoridades indias rechazaron en 2006 conceder la patente al Glivec, un medicamento de Novartis contra la leucemia, al considerar que es sólo una “nueva forma de sustancias ya conocidas”.

Derrota “de hecho”

La firma suiza recurrió en su día ante los tribunales esa ley, al considerarla “arbitraria” y de términos “vagos”, al tiempo que aseguraba que va contra de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre Derechos de Propiedad Intelectual y Comercio, conocidos como TRIPS.

Al examinar el caso, los jueces ni siquiera han entrado a valorar el fondo del asunto, y se han limitado a señalar que no son el foro adecuado para determinar si India cumple o no la normativa del organismo internacional, con sede en Ginebra.

Una portavoz en Nueva Delhi de Médicos Sin Fronteras (MSF), organización no gubernammental que desde hace meses mantiene una gran campaña de presión para que Novartis abandone el caso, ha indicado tras conocer la sentencia que ésta supone de hecho una “derrota” para la farmacéutica.