Crepúsculo

Ya conocía la existencia de esta saga de libros. Vi su tan esperado teaser trailer hace unos meses, ajeno a todo el revuelo de marketing que los libros de Stephenie Meyer han causado entre las lectoras adolescentes. Pero la inesperada -y exitosa- proyección del trailer en español en un pase matinal del reciente Festival de Cine de Sitges, al que acudieron cientos de fans con la única idea de ver el trailer y no la peli proyectada a continuación, me hizo darme cuenta de que posiblemente estamos ante la nueva saga que va a destronar a Harry Potter en las listas de libros y películas más vistas. O si no, al menos le plantará cara duramente. Motivos de confianza no le faltan.

Crepúsculo

He de decir que, tras leer Crepúsculo, el primer libro de los cuatro escritos por Stephenie Meyer, no me siento defraudado en absoluto. No soy muy fan del mito del vampirismo, excepto en su versión más ortodoxa (Stoker, Murnau, Coppola) o en su parodia más payasa (Whedon), pero he de reconocer que la historia de Isabella Swan, una chica de ciudad que viene a vivir con su padre al lluvioso pueblo de Forks, y de Edward Cullen, el misterioso y apuesto joven que la fascina desde el primer dia, me tiene absorbido.

Sin destripar mucho del argumento, quizá su punto más debil -la arquetípica historia de chica-conoce-a-chico-, lo que más engancha del libro y el universo que construye es la poderosa dinámica que pronto se establece entre los dos protagonistas. La tensión sexual adolescente y el miedo a no encajar en ningún lugar son aquí los pilares de la historia. Una novela romántica para adolescentes que, sin duda, encontrará sus ecos entre el gran público gracias a su inminente adaptación cinematográfica.

Falta comprobar la calidad de dicho estreno (5 de Noviembre en España), pero incluso en esto los augurios son favorables. El fandom rara vez se equivoca, y este film tiene un buen elenco de jóvenes promesas encabezando el reparto, destacando a la siempre interesante Kirsten Stewart (The Messengers, En tierras salvajes) en el papel de Bella Swan y a un intenso Robert Pattinson (el malogrado Cedric Diggory de Harry Potter y el Cáliz de Fuego) en el papel del vampiro Edward.