Cuando uno sale de viaje, ¿qué es lo que se lleva para sacar fotografías o grabar vídeos del viaje? En efecto, todos recurren al teléfono móvil, un dispositivo que se ha convertido en indispensable para mucha gente.

Es la nueva cámara de fotos

La gente ya no opta por comprarse cámaras de fotos o de vídeo para poder inmortalizar los mejores momentos del viaje, puesto que más del 70% prefieren sacar fotografías con el teléfono móvil porque les resulta más cómodo que en pensar tener que cargar con una cámara de fotografía. Además, gracias a que la tecnología de los móviles ha mejorado tanto, hoy en día se pueden sacar fotografías con una calidad bastante decente, algunos incluso pueden llegar a superar la calidad de algunas cámaras fotográficas del mercado.

Si se busca en la red, hay muchos tutoriales que explican como sacar las mejores fotografías con un teléfono móvil, otros de como poner los mejores filtros para Instagram y otros tantos sobre concursos de fotografía con los móviles. Y gracias a su capacidad se pueden hacer cientos de fotografías y grabar horas y horas de vídeos para luego pasarlos al ordenador. Hasta ya existe la posibilidad de conectar las impresoras fotográficas a los teléfonos móviles para poder imprimir directamente las fotos con tan solo pulsar un botón.

Eso sí, los que tienen a usar el móvil como una cámara fotográfica son víctimas de una terrible realidad y es que 8 de cada 10 usuarios acaban rompiendo el móvil al intentar sacar una foto. Que se caiga al agua, perder al equilibrio y que se rompa la pantalla son algunas de las situaciones más típicas durante las vacaciones de verano, momentos en los que hay que recurrir a servicios de reparación como el de Zammertel teniendo la esperanza de que ese fiel e inseparable compañero tenga salvación y no haya que comprarse uno nuevo.

Dejar respuesta