Los juguetes no solo son un medio de entretenimiento para los niños, también son una forma de estimular y desarrollar sus capacidades motrices según que juguete. Pero entre todos los juguetes, uno de los más importantes son los juguetes de goma, especialmente los mordedores para bebé.

Una gran forma de aliviar su dolor

Con la salida de los primeros dientes es normal que los bebés comiencen a llorar, debido al malestar y el dolor que sienten. Además, durante este periodo el bebé se siente inquieto, molesto y con cierta necesidad de morder o frotar las encías para aliviar el dolor que sienten por la salida de sus primeros dientes.

Es un momento complicado por el que deben pasar todos los bebés, y muchos padres se agobian al no saber que pueden hacer para aliviar el dolor de su pequeño. Pero, en los últimos años, aparecieron los mordedores para bebés, los cuáles estaban pesados para aliviar justo este malestar. Otros prefieren recurrir a los geles o a los remedios caseros, pero, a pesar de la gran protesta de muchos contra los mordedores de bebés, siguen siendo la opción preferida de los padres.

Realmente, ¿qué es lo que hace que el mordedor de bebés le ayuda al pequeño? Para comenzar, facilita el proceso de ruptura de la encía, para que así puedan salir con mayor facilidad los dientes. Además, reducen el malestar en las encías mediante una superficie de mordida rugosa. Por otro lado, ya que estos mordedores cuentan con gel refrigerante en su interior, calman la inflamación de la encía.

Por otro lado, es un buen modo de entretenimiento para el niño, puesto que para el pequeño morder ese mordedor no será más que un juego. Además, es importante tener más de uno en casa, porque si el bebé no lo encuentra cuando quiera jugar con él y calmar su dolor, es posible que vaya a morder cualquier otra cosa que encuentre en su camino.

Aunque sea un gran alivio por el pequeño, también hay que acostumbrarlo a que no siempre lo pueden estar mordiendo. Es como con el chupete, poco a poco hay que írselo retirando para que pierda la costumbre de acudir a él. Es posible que, tras conseguir todos sus dientes, el pequeño lo quiera seguir mordiendo, pero ya no será necesario. Por ello, cuando se detecte que ya tiene casi todos los dientes fuera, es el momento de ir pensando en deshacerse del mordedor para bebés.

Dejar respuesta