¿Es posible que el mundo de las falsificaciones en el campo de la electrónica esté llegando a su fin? Durante mucho tiempo, muchas personas han podido ahorrar mucho dinero utilizando falisificaciones, o productos no oficiales, pero parece que esto se va a terminar.

Cada vez hay más reconocimientos gracias a las nuevas ideas de las empresas

Puede que parezca toda una locura, pero lo cierto es que cada vez hay medidas más severas por parte de las compañías para detectar si un producto es auténtico o no. Por ejemplo, en el campo de los videojuegos hasta hace pocos años se podía piratear un juego y jugar con él por Internet sin problemas. No obstante, las desarrolladoras han conseguido crear medidas de seguridad para detectar los productos no oficiales.

Esto se aplica también a otros ámbitos, como por ejemplo las impresoras. Canon, Epson y otras más ya han creado algunos programas, incluidos en sus nuevos modelos de impresoras, que son capaces de detectar si el cartucho es o no es oficial de su marca. En el caso de que no lo sea, la impresora queda bloqueada hasta que se sustituyen los cartuchos. Una medida que está obligando a los consumidores a buscar otras alternativas para conseguir cartuchos de tinta baratos.

Los productos electrónicos no oficiales en decadencia

¿Es en lo único donde ha habido este avance en la lucha contra los productos no oficiales? Por supuesto que no, dado que hay televisores que ya son capaces de detectar si se está visionando un producto descargado ilegalmente cuando este está conectado a Internet o los teléfonos móviles que son capaces de detectar cuando la tarjeta que se les ha insertado es una copia de la original y estos dejan de funcionar.

Medidas que no les están gustando mucho a los consumidores, pero que las empresas creen que son necesarias para mantenerse dentro del mercado.

Dejar respuesta