Mientras que la sociedad se va recuperando lentamente de la crisis al aumentar el empleo y con la subida del SMI, el consumo también ha aumentado considerablemente. No obstante, lo que más ha aumentado es el consumo a través de Internet.

¿Desaparecerán las tiendas físicas?

El uso continuado de tecnologías como el móvil para conectarse a Internet ha obligado a las empresas y pequeños comercios a modernizarse para poder seguir adelante y no desaparecer ante de la evolución.

Con esto, el consumo de productos a través de la red se ha disparado considerablemente en los últimos años, y ahora la gente compra más por Internet que en persona. Todo esto se ha visto impulsado especialmente por plataformas de venta de segunda mano, que obligaron a los negocios a abrir sus propias tiendas online para vender, con precios bastante competitivos, sus productos a sus clientes.

Y así, ha nacido un mercado virtual en el que las empresas se enfrentan directamente por captar la atención de los posibles compradores. Y es que en la red se puede encontrar cualquier cosa: desde un televisor de 50 pulgadas a un colchón nuevo. Basta con hacer clic en el producto que se desee, pagarlo con tarjeta o a través de un sistema de pago virtual, y en pocos días se recibe en casa.

Esto ayuda a que la vida sea un poco más cómoda para los compradores, pues ya no deben recorrerse diversas tiendas para conseguir el producto que tanto les interesa, además de encontrar más ofertas, pues no solo acuden a webs de grandes comercios, sino también a webs de pequeños negocios que ofrecen ofertas muy interesantes. Con todo esto, cuesta no pensar que algún día las tiendas físicas puedan desaparecer.

Aún así, los empresarios son bastante escépticos ante este hecho, pero resulta del todo innegable que la desaparición de una tienda física supone un abarate para estos, lo que podría significar una futura venta de productos a un precio mucho menor si se diera la situación.

Dejar respuesta