Durante la época dorada del sector de la construcción no son pocos los proyectos que se vendían sobre plano. Para presentarlos, se utilizaba una maqueta, y ya muchos podían imaginarse, solo con eso, estando dentro de la maqueta viviendo con su familia. Pero, ahora, con la realidad virtual el salto tecnológico ha sido mayor.

Verlo todo a través de unas gafas ya se está poniendo en práctica

En los últimos años el sector del a construcción y de la arquitectura ha encontrado apoyo en diversos avances tecnológicos que han ayudado a que el trabajo sea más sencillo y rápido de hacer. No obstante, la duda de los clientes a la hora de contratar a un arquitecto o llevar a cabo un proyecto de construcción se ha extendido como una explosión tras el boom de la burbuja inmobiliaria.

Pero hay algunos que han sabido aprovechar las pocas oportunidades que han aparecido para mantenerse a flote. Una de ellas ha sido la incorporación de la aún inexperimentada Realidad Virtual. Mientras que las compañías de videojuegos han visto en la VR una nueva forma de crear entretenimiento, en otras áreas también le han visto oportunidades, como es en el campo de la arquitectura.

Gracias a la VR, se puede crear un entorno totalmente en 3D que el cliente puede visitar en primera persona y ver, en directo, como quedaría. Ya no se recurren a las anticuadas maquetas ni a unas imágenes hechas por ordenador. Ahora se hacen visitas guiadas por una vivienda u oficina virtual, para que los clientes puedan ver que es lo que tendrán en el futuro.

Solo unos pocos han comenzado a explotar este potencial en el campo de la arquitectura y de la construcción, obteniendo óptimos resultados, por lo que es posible que en el futuro se extienda aún más esta técnica de venta.

Dejar respuesta