CAM_0-150×150

Por fin, por fin el culebrón de la CAM llega a su fin. Esta semana el Banco de España por fin ha decidido el futuro de la caja alicantina, y este no ha sido otro que el más lógico, el Banc Sabadell, una entidad con mucha experiencia en fusiones y la que presentó la oferta más competitiva para ganar en la subasta. Con esta operación el Banc Sabadell asciende en el ranking de entidades españolas hasta el quinto lugar, pasando de contar con un volumen de activos de 95.700 millones de euros a 167.000 millones, adelantando a su principal competidor, el Banco Popular.

CAM_0-150x150

Así pues, y según el guión dispuesto por el FROB, el Fondo de Garantía de Depósitos (financiado con dinero de los depositantes de bancos y cajas) adquirirá el 100% del capital de la CAM por un importe total de 5.249 millones de euros, incluidos los 2.800 millones ya comprometidospor el FROB, y posteriormente transmitirá a Banco Sabadell por el precio de un euro. Además, el FGD concederá a la CAM garantías sobre las posibles pérdidas durante los próximos diez años sobre los activos determinados, asumiendo el 80% de éstas una vez se agote el dinero aprovisionado. Finalmente, y de manera adicional, el FROB apoyará a la CAM ante los mercados cuando necesite acudir a ellos para obtener financiación.

Por otro lado, Banc Sabadell también deberá hacer una importante  ampliación de capital para poder llevar a cabo la integración. Según los cálculos hechos, son nada menos que 3.100 millones de euros  la cantidad  final que va a necesitar. Para ello, la entidad financiera tiene previsto acudir al mercado para captar 1.000 millones, mientras que los 2.100 millones restantes los obtendría por si misma mediante la conversión de preferentes por acciones, un capital de máxima calidad.

A nivel organizativo, el presidente del Banc Sabadell ya ha avanzado los planes de la entidad. En un principio, está previsto el cierre de aproximadamente 300 oficinas de las 900 que componen la red de la CAM, la mayoría fuera de su ámbito regional, por lo que seguramente se mantendrán las sucursales de la Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares. También se recortarán parte de los servicios centrales y se establecerá un centro de operaciones del propio Banc Sabadell, manteniendo la CAM como marca regional.

La adjudicación de la CAM al Sabadell cierra otro capítulo más en la reestructuración del sector financiero español, un capítulo que ha durado dos años, uno y medio buscando una salida honrosa a la entidad y medio a manos del FROB hasta que se le encuentra nuevo propietario. Una operación aparentemente redonda pues el grueso del proceso corre a cargo del FGD, un fondo constituido por los bancos y cajas nacionales,  por lo que el Estado no aporta ni un euro, simplemente se limita a actuar como avaladora en determinadas circunstancias.

Ya sólo queda la aprobación definitiva por el Ministerio de Economía, la Comisión de Competencia y Bruselas, unos seis meses. Y ahora, ya con este tema solucionado, toca centrar la atención en otras dos entidades que también necesitan una salida, la nacionalizada Unnim y el intervenido Banco de Valencia.