La llegada de la crisis hizo caer en picado el turismo. El turismo cultural, el turismo gastronómico, el turismo playero… y, especialmente, el turismo nocturno, o también conocido como ocio nocturno. No obstante, poco a poco parece que este sector se va recuperando poco a poco.

La noche es para olvidarse de los problemas y divertirse

Muchos locales se vieron obligados a cerrar o, temporalmente, tomarse un descanso con el fuerte azote de la crisis que azotó el sector del turismo nocturno con una dureza terrible. No obstante, en los últimos años la cosa se ha ido estabilizando, y durante el año 2016 por primera vez los negocios destinados a este tipo de sector por fin vieron recuperadas sus inversiones.

Los que están sacando más provechos del turismo nocturno son los restaurantes, quienes de nuevo han visto que han logrado recuperar clientes. Esto es gracias a que en España actualmente hay una media de salir a cenar fuera de casa por lo menos tres veces a la semana, especialmente los días de fin de semana.

En lo que se refiere al turismo nocturno dedicado a las fiestas, como discotecas y pub, la recuperación ha sido lenta, pero finalmente los españoles vuelven a salir los viernes y sábados por la noche para disfrutar de una buena música. Este crecimiento, se debe entre otras cosas, gracias a la promoción de los locales a través de la red, ya que existe la posibilidad de encontrar unas listas de discotecas en Barcelona, Madrid o cualquier otra ciudad con tan solo pulsar un par de botones en el móvil. Sumado a las opiniones favorables de los clientes, esto ha hecho que se puedan recuperar de una forma fabulosa.

Pero los que han golpeado fuerte en el turismo nocturno son locales que han logrado combinar la tranquilidad de una buena cena con la posibilidad de soltarse la melena y disfrutar de una fiesta con música a todo volumen. Poco a poco, estos locales se van poniendo cada vez más de moda por ofrecer todo lo que una persona desea: buena comida y un lugar donde divertirse.

Dejar respuesta